Autor: admin (Página 1 de 5)

600 juegos para aprender a leer y escribir

600 juegos (gratis) para educación infantil que motivan a los niños a leer y escribir

Tiempo atrás hemos publicado información acerca de la implementación de juegos en la educación infantil y su gran importancia. Hoy damos a conocer un libro que trata el tema de manera que ayudará a los docentes a encontrar nuevos recursos didácticos e incluso poder crear uno ellos mismos.

Este libro es un instrumento útil que servirá para entusiasmar al niño en el arte de aprender, leer y escribir. Varios juegos y numerosas actividades guardan estrecha relación con el diario vivir del niño y que por lo tanto harán tener conciencia del mundo que los rodea, los objetos con sus respectivos nombres y su uso en actividades cotidianas.

Una de las mejores formas de aprender es utilizar el juego como instrumento educativo. Esta es la idea básica de este libro, que ofrece un gran número de actividades lúdicas para favorecer el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Descargar libro de 600 juegos en pdf Aquí

Share Button

Libro gratuito: 700 dinámicas grupales, fáciles y divertidas

Esperando que el material sea de su agrado compartimos los enlaces de donde usted podrá descargar en formato pdf.

Se trata de una compilación de varios autores para trabajar con niños, jovenes y adultos en diferentes espacios de aprendizaje, dentro y fuera del aula.

Sin duda, con la utilización de estas dinámicas, juegos y actividades se puede captar con mayor rapidez la atención y aumentar la integración de los participantes.

Dentro de las 700 dinámicas encontrará de presentación, cohesión, el trabajo en equipo, para mejorar la empatía, la comunicación y la resolución de conflictos.

El libro se puede descargar Aquí

Share Button

Libro de cuentos para el desarrollo de la comprensión lectora (Para todos los grados)

Libro de cuentos para el desarrollo de la comprensión lectora (Para todos los grados)

En esta ocasión compartimos una compilacioón de cuentos para el desarrollo de la comprensión lectora para todos los grados.

Es un material muy valioso que puede ayudar a mejorar las prácticas docente en el ambito de la comprensión lectora.

Se trata de un documento en pdf que se puede descargar de manera gratuita.

A continuación, el libro para descargar Aquí

Share Button

17 actividades, dinámicas y juegos para iniciar el primer día de clases

El primer día de clase es un momento muy especial. A mí siempre me gusta empezar con una actividad de presentación para que se conozcan y nos conozcan, y después tantear el terreno, ver sus expectativas sobre el curso y qué y cómo les gustaría aprender.

Una buena forma de averiguar esto es a través de post-its de diferentes colores (uno para sus expectativas, otro para cómo desearían aprender, otro sobre sus gustos…)

En esta entrada vais a encontrar una serie de actividades de presentación variadas para todo tipo de alumnos y de niveles.

Nubes de palabras

A1/C2

Tal y como expliqué en “9 ideas para trabajar con nubes de palabras en la clase de idiomas”, el estudiante piensa palabras que lo definan (personas, comidas, adjetivos, lugares donde ha ido, etc.) y lo mete todo en una nube de palabras con la forma que el quiera. Luego utiliza esa nube para presentarse al resto y decorar su cuaderno o la clase con ella.

Ojos cerrados

A2/C2

Se coloca a los estudiantes en círculo y se les advierte que tienen que memorizar el físico de sus compañeros (cómo son y lo que llevan puesto). Con una pelota se presentan mientras se la pasan (yo soy … y saludo a …) si se conocen, y si no (yo soy … ¿y tú cómo te llamas?). Luego se les pide que se den la vuelta y que no se miren y que saluden a alguien del grupo nombrando alguna característica física (saludo a … que es / lleva / tiene… )

Paseando

B1/C2

Se habilita un lugar en el aula por donde los estudiantes puedan pasear. El profesor pone música (no demasiado alta) y les pide que se muevan por el aula según las instrucciones que vaya dando el profesor: mostrándose alegres, cantando, con una maleta que pesa mucho, como un/a modelo, a cámara lenta, como un flamenco (el ave), como una persona con mucha autoestima, etc. Cuando se encuentren con alguien tienen que saludarse y aquí también jugamos con ellos. Primero que lo hagan mirándose a los ojos, después dándose la mano, después haciéndose una reverencia, en plan raperos con un saludo informal chocándose la mano, imaginando que vivimos en un país donde la gente se saluda chocando las rodillas o los hombros, etc. Durante la actividad, les puedes pedir que mientras se mueven de una determinada forma, vayan diciendo un trabalenguas o refrán a nuestra elección. ¡Puede ser muy divertido!

Repetir lo anterior

A1/C2

El profesor coloca a los alumnos en círculo. El primer alumno se presenta (Yo me llamo Matías), el siguiente repite el nombre del compañero y se presenta a sí mismo (Él se llama Matías y yo me llamo John) y así sucesivamente. Si sois pocas personas, podéis repetir los nombres de todas los alumnos, de manera que si sois un grupo de 10, el último tendría que repetir los nombres de sus 9 compañeros. No obstante, si sois muchos, hay dos opciones: o bien repiten solo lo que ha dicho el anterior o bien hacéis varios grupos. De este juego existen muchas variantes que pueden permitir adaptar la actividad a su nivel: podéis pedirles que además del nombre digan algo que les gusta (A2), algo que han hecho esta semana (B1), continuar la frase “deseo que…” (B2), o esta otra frase “si yo fuera un animal, sería…” (C1). Os recomiendo usar para esta actividad una pelota de espuma, ya que es mucho más divertido.

Las dos ruedas

A2/C2

Colocamos a los estudiantes en dos círculos con el mismo número de estudiantes, de modo que estén uno frente al otro. Con la música cada círculo empieza a caminar direcciones opuestas, cuando deje de sonar la música, tienen que presentarse a la persona que tienen delante de sí y conocerse. Como en la propuesta anterior, podemos pedirles que se presenten cada vez de una forma. Es una buena forma de repasar el vocabulario del cuerpo.

Completando la información

B1/C2

Cada estudiante prepara una hoja en blanco donde escribe su nombre en la parte superior y la pone con blu-tack o celo en la pared. A continuación, el profesor explica que mientras la música esté sonando se deben mover por la clase y buscar a algún compañero con el que deben hablar y obtener el mayor número de informaciones posibles (edad, aficiones, gustos…), y cuando la música deje de sonar, deben buscar el papel de ese compañero y completarlo con todas las informaciones que recordemos. Cuando vuelva a sonar la música hacen lo mismo, pero con otro compañero diferente y al detenerse la música completan su papel con las informaciones que no estén escritas ya en él. Esto lo pueden hacer durante 15 minutos. El profesor controla la música haciendo suficientes pausas como para que cada alumno hable al menos con 3 o 4 compañeros. Al final, los estudiantes se quedan la hoja del último compañero con el que han hablado y lo presentan al resto de la clase, leyendo las informaciones que contiene más las que han obtenido ellos, también les podemos decir que si hay errores intenten corregirlos. Es una muy buena forma para romper el hielo, conocerse y trabajar todas las destrezas de manera integrada.

En fila india

A1/C2

Esta es una actividad pensada para nivel A1 porque no requiere de gran comunicación. Únicamente tienen que saber cómo presentarse, lo cual se puede hacer antes de la actividad. Hacemos una línea en el suelo con cinta aislante (preferiblemente) y les advertimos que no se pueden salir de la línea. Entonces se colocan todos en la línea y se les pide que se ordenen por orden alfabético, pero teniendo cuidado de no dejar de pisar la línea. Se puede dar un tiempo para darle más emoción. Al final se comprueba que fila india ha quedado bien presentándose cada uno por orden.

La estrella

A2/C2

El profesor dibuja una estrella en la pizarra, escribe su nombre dentro y en las puntas datos que lo identifiquen. Los estudiantes tienen que tratar de averiguar qué significa cada cosa formulando preguntas de sí o no (¿tu color favorito es el azul?, ¿te gusta el chocolate?…). Cuando descubran todos vuestros datos, les repartimos unas estrellas para que escriban su nombre y datos sobre ellos. Después con su compañero tienen que hacer la misma dinámica que antes con el profesor, pero por turnos, primero pregunta uno y después el otro.

Busca a alguien que…

A2/C2

El profesor les pasa a los alumnos esta fotocopia y les pide que busquen por la clase a personas que cumplan determinadas condiciones y apunten su nombre en la hoja. Les recordamos que se tienen que saludar y presentarse antes de preguntar cualquier cosa.

Plantilla para imprimir: “Busca a alguien qué”

Esto me identifica

A2/C2

Esta actividad se puede hacer con fotos o fichas que nosotros seleccionemos, o bien haciendo uso de los móviles. Les pedimos que busquen una foto que les identifica (en los móviles pueden usar Instagram, Facebook o Google) y le cuenten por qué se identifican con ella a un compañero suyo. Para elegir al compañero podemos hacer la dinámica de las dos ruedas, de ir caminando por la clase con música y pararla, o hacer pequeños grupos. Después, podemos pedir a algunos estudiantes que recuerden lo que les ha contado algún compañero. Si todos tienen Instagram, podemos usar un hashtag #estomeidentifica y después comentarlo con el proyector del aula.

Autoestima

A2/C2

Si ya se conocen, el profesor escribe papeles con los nombres de todas las personas de clase y los deposita en una caja o una bolsa, después las personas cogen un papel asegurándose que no son ellos y les pedimos que escriban en el mismo papel algo bueno sobre esa persona y cuando terminen que vuelvan a meter el papel. Después el profesor va sacando los papeles, nombra a la persona para que se levante y se presente y diga qué cree que han podido decir positivo sobre él y finalmente el profesor lee el papel.

¿Verdad o mentira?

A2/C2

Si son estudiantes que se conocen, se les puede poner a prueba para ver si de verdad se conocen tan bien. Al hilo de la propuesta anterior, les pedimos que se pongan en grupos de 4 y que se cambien sus estrellas, asumiendo cada uno la identidad de otro. Les damos un tiempo para prepararse su nueva identidad y hacemos que se presenten delante de la clase ocultando la información del nombre. Al finalizar el resto de la clase tendrá que identificar quién es quién en realidad. También podemos no optar por la estrella y simplemente escribir unas informaciones que son verdad y otras que son falsas, y después con el compañero, en grupos o con toda la clase, descubrir cuáles son verdad y cuáles no son ciertas.

La macedonia

A2/C2

El profesor coloca a los estudiantes en círculo con sillas, colocando una silla menos respecto al número de estudiantes. Después reparte a cada estudiante un papelito con el nombre de una fruta asegurándose de que una misma fruta la tienen al menos dos estudiantes. A continuación, explicamos la actividad: el profesor va a contar una historia inventada, cada vez que en la historia aparezca el nombre de una fruta, las personas con esa fruta tienen que levantarse y cambiar de sitio (y el que está de pie se sienta en cualquier sitio libre), pero si en el relato aparece la palabra “macedonia” todos se tienen que levantar y cambiarse de sitio. La persona que queda de pie se presenta. La historia continúa hasta que todos se hayan presentado. Si vemos que se alarga mucho podemos cortar y finalizar la historia diciendo que las frutas que no se han presentado, se tienen que presentar.

El naufragio

B1/C2

El profesor avisa a los estudiantes que el barco donde están viajando se va a hundir y que tienen que ponerse a salvo en los botes salvavidas. Previamente les decimos las condiciones que tiene que tener cada bote: una persona con algo de color rojo en su ropa, mismo número de hombres que de mujeres… cosas fáciles. Lo ideal sería habilitar un espacio sin obstáculos y poner en el suelo círculos con cinta aislante como si fueran botes salvavidas, pero si no se puede utilizad la imaginación, poned sillas, una mesa… lo divertido de esto es que queden un poco apretados dentro del bote. Cuando se da la señal de ponerse a salvo les ponemos una música movida (va genial la música de Vangelis “1492”) y les pedimos que simulen un mar agitado. Una vez dentro les pedimos que se presenten, que pongan nombre a su bote, digan un objeto que salvarían de un naufragio y lo que harán nada más llegar a tierra. Se da un tiempo y después se presentan los botes en plenario.

La telaraña

A1/C2

Nos sentamos en círculo y una persona del grupo sujeta la hebra de lana atada en un dedo y lanza el ovillo a otra persona, esa persona la lanza aleatoriamente a otra persona y así sucesivamente, formándose una bonita telaraña. Lo bonito de esta actividad es que se percibe como todo el grupo está conectado con una bonita red y notan sus propias vibraciones. Cuando una persona tiene el ovillo, se pueden hacer todo tipo de actividades. Por ejemplo, pueden decir algo que les gusta y algo que no les gusta, algo que hacen muy bien y algo que se les da mal o simplemente presentarse.

Los periodistas

A2/C2

El profesor forma equipos de 3 a 5 personas. En cada equipo tiene que haber un portavoz y un reportero. Primero se prepara un cuestionario con al menos diez preguntas para hacer a los miembros de los otros equipos. El portavoz dinamiza que todo marche bien. Cuando terminen los reporteros se levantan para sentarse junto a los miembros de otro grupo y plantear sus preguntas. Después el reportero vuelve al grupo y muestra las respuestas, en niveles más altos se les pide que hagan uso del estilo indirecto (Juan ha dicho que le gusta leer libros de aventuras)

Nombres entrecruzados

A1/C2

La actividad consiste en escribir en la pizarra todos los nombres unidos entre sí. Primero puede salir la profesora o el profesor, escribir su nombre y presentarse y con nuestro nombre en la pizarra, los demás alumnos van saliendo de uno en uno, escribiendo sus nombres entrelazándose y presentándose.

Share Button

26 fichas para reforzar el abecedario: descárgalas e imprímelas

26 fichas para reforzar el abecedario: descárgalas e imprímelas

En esta ocasión compartimos un material muy valioso y practico que ayuda a reforzar el abecedario.

Se trata de un documento con 26 Fichas imprimibles para reforzar la adquisición y dominio del abecedario en el proceso de lecto-escritura.

Esperamos que este material ayude en el quehacer docente y permita a los estudiantes aprender de la mejor manera.

Recerda darle Me Gusta a esta página para motivarnos y seguir publicando más contenidos para los profesores del mundo.

Descargar 26 Fichas en pdf Aquí

Share Button

Los sietes saberes necesarios para la educación del futuro

La UNESCO comparte en versión electrónica el libro Los siete saberes necesarios para la educación para el desarrollo sostenible.

Para la UNESCO, la educación es una de los caminos más certeros para llegar al cambio, de acuerdo lo dicho por el director general de esta organización en Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Sin embargo, no es un camino constante, sino que está en un devenir constante, debido a que debe adaptarse a las necesidades de sociales, políticas y económicas del momento. Así pues, con esta idea clara, la UNESCO plantea un nuevo paradigma sobre la educación para el desarrollo sostenible, en el marco del programa internacional sobre educación, la sensibilización del público y la formación para la viabilidad.

Sobre el contenido del libro

El libro, escrito por Edgar Morin, está comprendido por siete capítulos, en los que trata diferentes principios o saberes necesarios para poder impartir una labor educativa para el desarrollo sostenible en el siglo XXI. Estos saberes, a consideración del autor, son válidos universalmente, sin excepción de culturas o costumbres sociales. Los siete saberes que se encuentran en el libro son:

– Las cegueras del conocimiento: el error y la ilusión

– Los principios de un conocimiento pertinente

– Enseñar la condición humana

– Enseñar la identidad terrenal

– Enfrentar las incertidumbres

– Enseñar la comprensión

– La ética del género humano

En cada capítulo se desarrolla cada concepto necesario para transmitir la idea de forma sencilla y alcanzable para todo el público.

Descargar libro gratis Aquí

Share Button

20 Actividades de Español para niños y niñas de 6 a 9 años

20 Actividades de Español para niños y niñas de 6 a 9 años

Se trata de un documento pdf con 20 fantásticas actividades de español para aprender jugando.

Las actividades que proponemos a continuación, descargables e imprimibles, tienen la intención de dar propuestas para salir así de lo que se hace siempre, facilitar una secuencia de trabajo, elaborada con sus pasos, para quienes no tengan mucha experiencia en este terreno.

Asimismo, trabar todas las destrezas comunicativas: expresión oral y escrita ; comprensión auditiva y lectora.

Fomentar el aprendizaje cooperativo y la interacción entre iguales y en la lengua meta, por ello se pide constantemente que el alumnado trabaje en parejas o en pequeños equipos, siempre supervisados por el / la docente.

Descargar documento Aquí

Share Button

Libro Gratuito: Protesta e indignación global, Los movimientos sociales en el nuevo orden mundial

Libro Gratuito:

Protesta e indignación global, Los movimientos sociales en el nuevo orden mundial

La obra resume el inmenso esfuerzo organizativo y analítico que Breno Bringel y Geoffrey Pleyers han desarrollado en la plataforma openMovements, un componente de la gran iniciativa editorial independiente que es openDemocracy.

Protesta e indignación global es un libro que, sin lugar a dudas, será referencia ineludible en el debate sobre el presente y el futuro de los movimientos sociales y de las organizaciones populares que se movilizan por los derechos ciudadanos, la justicia social, los bienes comunes y la democracia radical.

Un aporte que hace de las ciencias sociales críticas una herramienta de intervención política y de compromiso militante en las luchas por la igualdad y la emancipación humana.

Descargar Libro Aquí

Share Button

Niebla Voladora, cuento de Elsa Bornemann

-por Elsa Bornemann-

No se atrevía a contárselo a nadie. Ni siquiera a Tina, que la quería tanto. Tampoco a Bimbo, el gato de al lado. ¿Cómo decirles que estaba aprendiendo a volar? Además, ¿qué diría Tina si se enterara? Seguramente exclamaría asombrada: “¡Mi gata Niebla puede volar!”, y entonces… ¡ZACATE!, su mamá llamaría al veterinario y…

¿Y Bimbo? ¿Le creería acaso? No; era tan tonto… Lo único que le importaba era comer y remolonear… Nunca creería que ella era una gata voladora. Imposible. No podía contárselo a nadie.

Así fue como Niebla guardo su secreto.

Una noche de verano voló por primera vez. Un rato antes había escuchado gritar a las estrellas. ¿Las había escuchado realmente? Tal vez no… Estaba tan excitada sin saber por qué… Se acomodó inquieta en las ramas de la parra, donde le gustaba dormir, y miró hacia abajo. De repente, se dejó caer sobre las baldosas del patio, desteñidas por la mansa luz de la luna. Cayó blandamente, con las pata bien estiradas, y la cola ondulando en el vacío.

¡Volar sin alas! ¡Era tan sencillo y hermoso! ¡No se explicaba cómo no lo había hecho antes!

Desde esa vez, Niebla se lanzó a volar cada noche, usando la parra como pista de despegue. Su cuerpito gris se extendía por el aire hasta alcanzar las copas de los árboles de la vereda… el mástil de la escuela de enfrente… la veleta de la fábrica… la torre de la iglesia…

¡Alto! ¡Cada vez más alto! Cada vez más lejos de los sueños de la gente… Cada vez más cerca de los sueños de la luna… ¡Qué lindo era ver todo desde allí arriba! El aire tibio del verano se rompía en serpentinas a su paso. Las calles eran rayitas oscuras con fosforitos encendidos aquí y allá ¡Alto! ¡Cada vez más alto!

Hasta que una noche… el cielo crujió en relámpagos. Las estrellas se pusieron caperuzas negras, y ya no se las vio… una fuerte lluvia se volcó sobre el verano…

Niebla volaba distraída cuando las primeras gotas le mojaron la cola, el lomo, las patas, la cabecita…

Tina se despertó en su habitación, sacudida por los truenos.

– ¡Niebla! -se dijo, preocupada -. ¡Niebla está en la parra y va a mojarse! -y salió corriendo hacia el patio. Justamente en ese instante, su gata planeaba bajo la parra, tratando de aterrizar sobre las baldosas.

Entonces la vio, Tina la vio:

-¡Mi gata vuela! ¡Mi gata vuela! ¡Niebla es voladora! ¡Que maravilla!

En un momento, papá y mamá estuvieron a su lado:

– Pero, Tina, ¿qué haces bajo la lluvia?

– ¡Ay, Tina, siempre imaginando disparates!

– Solamente las aves pueden volar…

– A la cama, nena, te hará daño mojarte…

– Pobrecita mi Tina, sigue creyendo que su gatita volverá… ya te traeremos otra…

Tina no los escuchaba. Se dejó llevar hacia su habitación. Se dejó abrigar en su cama. Se dejó besar… Y apenas sus padres volvieron a dormirse, se levantó y miró a través de la ventana. Entonces, vio pasar a Niebla, volando entre lluvia y noche sobre los árboles, sobre las veletas, sobre los techos de las últimas casas de la cuadra, sobre la torre de la iglesia -con su colita ondulando en el vacío -, hasta que no fue más que un punto en de humo en el horizonte.

¡Alto! ¡Cada vez más alto!

 

Desde entonces, Tina lleva su sillita de mimbre a la puerta de su casa las noches de verano y allí se sienta. Mira a lo lejos y no habla.

Sus papás dicen que es una nena muy imaginativa y acarician el solcito de su pelo, al pasar a su lado…

Los vecinos opinan que sueña despierta y cuentan que sus ojos claros son dos paisajes de lluvia, aunque las noches sean tibias y luminosas…

Pero yo sé que Tina sólo espera el regreso de su gata, y sé también que Niebla volverá alguna noche, volando sobre los tejados, en busca de esa querida parra que filtra la luna sobre el patio… en busca de esa querida niña…

 

Mientras tanto, Tina espera y crece.

Share Button

El Pasaje de la Oca

-por Elsa Bornemann-

El pasaje de lo Oca era una callecita muy angosta… Tan angosta que a las personas que allí vivían les bastaba estirar las manos a través de las ventanas para estrechar las de los vecinos de enfrente. Todos eran felices allí y yo no tendría nada que contarles si una madrugada no hubiera llegado al Pasaje de la Oca el señor Álvaro Rueda.

Este señor estacionó su automóvil justo a la entrada del pasaje y tocó insistentemente la poderosa bocina hasta despertar a los habitantes de la callecita. En cinco minutos ya estaban todos alrededor del auto, entre dormidos y asustados, preguntándole qué sucedía.

Álvaro Rueda , mostrándoles un plano, les anunció la terrible noticia:

– Señores vecinos, yo soy el dueño de este terreno. Lamento comunicarles que la semana próxima desaparecerá el Pasaje de la Oca. Haré demoler todas las casas, puesto que aquí construiré un gran edificio para archivar mi valiosa colección de estampillas… Múdense cuanto antes -y, despidiéndose con varios bocinazos, puso en marcha su vehículo y se perdió en la avenida.

Por un largo rato, los vecinos del Pasaje de la Oca no hablaron, no lloraron ni se movieron: tanta era su sorpresa. Parecían fantasmas dibujados por la luna, con sus camisones agitándose con el viento del amanecer.

Más tarde, sentándose en los cordones, estudiaron diferentes modos de salvar el querido pasaje:

1) Desobedecer al señor Rueda y quedarse allí por la fuerza.

Pero esta solución era peligrosa: ¿Y si Álvaro Rueda -furioso- ordenaba lanzar las máquinas topadoras sobre el pasaje, sin importarle nada? No. En ese caso, lo perderían sin remedio…

2) El Pasaje de la Oca podría ser enrollado como un tapiz y trasladado a otra parte; solución que fue descartada: -¡No! ¡Imposible! ¡Se quebrarían todas las copas! ¡Se harían añicos las jarras y los floreros de vidrio! ¿Cómo salvarían los espejos?

3) Podrían contratar a un hechicero de la India para que colocara el pasaje sobre una alfombra voladora y lo llevara, por el aire, a otra región. Pero la India estaba lejos de allí… y el viaje por avión costaba demasiado dinero…

Ya estaban por darse por vencidos, resignándose a perder su querida callecita, cuando el anciano don Martín tuvo una idea sensacional: – ¡Viva! ¡Encontré la solución! Escuchen: nos dividiremos en dos grupos y cada uno tomará el pasaje por un extremo. Los de adelante tirarán de la calle con todas sus fuerzas y los de atrás empujarán con vigor. De ese modo, podremos despegarla y llevarla -arrastrando -hasta encontrar un terreno libre donde colocarla otra vez. ¡El Pasaje de lo Oca no será destruido!

-¡Viva Don Martín! -gritaron todos los vecinos, contentísimos. Y esperaron la noche para realizar su extraordinario plan.

Fue así como, cuando toda la ciudad dormía, los habitantes del Pasaje de la Oca lo tomaron de las puntas y empezaron la mudanza. Despegarlo fue lo que más trabajo les costó, porque arrastrarlo no resultó dificultoso. El pasaje se dejaba llevar como deslizándose sobre una pista encerada.

Pronto encontraron la avenida, suficientemente ancha como para permitir el paso de la callecita… Y allá fueron todos -hombres, mujeres y niños -, llevándose el pintoresco pasaje a cuestas, como un maravilloso teatrito ambulante, con sus casitas blancas y humildes bamboleándose durante la marcha, con sus faroles pestañando luces amarillentas, con sus sábanas bailando en las sogas de las terrazas bajo un pueblito de estrellas echado boca abajo.

La mañana siguiente abrió sus telones y vio al Pasaje de la Oca instalado en el campo. Allí, sobre el chato verde, lo colocaron felices. Esa noche celebraron una gran fiesta y los fuegos artificiales estrellaron aún más la noche campesina.

A la mañana siguiente, cuando el señor Álvaro Rueda llegó, seguido por una cuadrilla de obreros dispuestos a demoler el pasaje, encontró el terreno completamente vacío.

– ¡El callejón desapareció! -alcanzó a gritar antes de hacer desmayado.

Y nunca supo que la generosidad del campo había recibido al pasaje, callecita fundadora del que, con el correr del tiempo, llegó a ser el famoso PUEBLO DE LA OCA.

Share Button

Página 1 de 5

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén