Página 2 de 5

Pablo, cuento de Elsa Bornemann

-por Elsa Bornemann-

El pueblo se llamaba…

Chato y polvoriento, recostado frente al mar, era una cinta de arena y piedra oscura. Sus habitantes echaron a rodar esa mañana de primavera como una moneda más, sin notar en ella nada diferente.

Al mediodía, la gente se arremolinó en el mercado del puerto, como tantas otras veces. Aquello sucedió por la tarde. El silbato del tren pasando a lo lejos fue el sonido que señaló el principio. Justo en ese momento, los pescadores quedaron con las bocas abiertas, mientras cantaban recogiendo sus redes. Y de sus bocas ya no salió ninguna palabra. Lo mismo les sucedió a los vendedores del mercado…

a las mujeres en sus cocinas…

a los viejos en sus sillas…

a los estudiantes en sus aulas…

a los más chicos en sus juegos…

Por más que intentaron, ninguno pudo decir ni siquiera una sílaba. Las caras se esforzaron, sorprendidas, una y otra vez. Fue inútil. El silencio fue un poncho abierto oscureciendo al pueblo. ¿Qué pasaba?

De pronto, vieron como cinco, diez, cuarenta, cien, dos mil palabras saltaban al aire desde sus bocas silenciosas, tomando extrañas formas. Y tras ellas fueron, amontonándose en desordenada carrera, sin saber adónde los llevaría ese rumbo sur que señalaban.

Hubo quienes siguieron la palabra “MAR”, maravillados por esas tres letras verdes ondulando en la tarde…

Otros prefirieron marchar tras la palabra “SOL”, partida en gajos de una enorme naranja…

Algunos se decidieron por la palabra “CARACOL”… o “VIENTO”… o “TELAR”… o “MARIPOSA”… o “CEBOLLA”… o “VINO”…

Pero la que congregó la mayor cantidad de caminantes fue la palabra “PAZ”. Esa sí que deslumbraba, con su amplia zeta abierta como la cola de un pavo real…

No les fue posible seguir a cada una en especial. Las palabras eran tantas, tantas, que muchísimas debieron volar en soledad, chocando entre sí en su afán de llegar primero a… ¿A dónde?

Pronto lo supieron. La gente detuvo sus pasos ante una casa grande, mirando con sorpresa cómo por la chimenea, por las ventanas, por puertas y cerraduras, todas las palabras se precipitaban convertidas en una fantástica lluvia de letras.

Llovió durante un largo rato.

Entonces entendieron lo que había sucedido y un temblor los unió. Esa era la casa de Pablo, el poeta, hermano del amor y la madera, amigo de paraguas y copihues, caminador de muelles y de inviernos, timonel del velero de los pobres, voz de los tristes, de piedras y olvidados…

Esa era la casa de Pablo, que acababa de morir…

Las palabras habían perdido su ángel guardián, su domador, su padre, su sembrador… Ellas lo sabían… Por eso habían sentido su adiós antes que nadie y habían disparado en cortejo, para besar esa boca que ya no volvería a cantarlas…

La noche no se animaba aún a desenrollarse cuando dejó de llover. En ese instante, una niña desconocida salió de la casa de Pablo. Su vestido blanco fue un punto de azúcar luminoso en la oscuridad. Su pelo en llamas se abrió en antorchas alrededor de su cabeza. Entonces gritó “¡VIDA!”, y la gente de aquél pueblo que se llamaba… atajó la palabra en movimiento y gritó con ella “¡VIDA!”. Entonces gritó “¡TIERRA!”, y un aullido coreado por todos rajó la noche: “¡TIERRA!”. Y gritó “¡AIRE!” … y “¡AGUA!” … y “¡FUEGO!”… a la par que de sus manos salían todas las palabras de Pablo, mágicas uvas que repartió entre los que estaban agazapados en su torno.

Y esas uvas se unieron nuevamente en racimos verdes…

Y los versos de Pablo se repitieron una y otra vez…

Y se siguieron cantando una y otra vez…

Y retumbaron como tambores en escuelas y carpinterías, en bosques y mediodías, en trenes y bocacalles, en ruinas y naufragios, en eclipses y sueños, en alegrías y cenizas, en olas y guitarras, en ahoras y mañanas… una y otra vez… una y otra vez… una y otra vez… una y otra vez…

Potranca Negra

-por Elsa Bornemann-

En la estancia de padrino Ernesto, donde estoy pasando mis vacaciones, hay muchos potrillos… ¡pero ninguno como mi potranca negra!

Cuando los arados van a dormir su fatiga, ella se me aparece al tranquito, lamiendo el atardecer como si fuera el agua de los bebederos.

Es arisca. No viene cuando yo la llamo sino cuando ella quiere, despeinando los juncales con sus largas crines. Sus huellas van oscureciendo los caminitos de barro.

Espero que toda la gente de las casas se haya acostado y abro las ventanas de mi cuarto para mirarla: la veo trotando sobre malezas y pastizales, escabulléndose entre los cardos, saltando los alambrados…

¡Potranca desbocada! Galopa sobre el campo o sobre los techos, enfriando el aire con su aliento. Sus cascos golpean las puertas y su cola azota molinos y chimeneas. Escucho el roce de su poncho al engancharse en los postes, mientras arroja negrura por todas partes.

A veces, le relincha a la luna, y otras, la lleva sobre la grupa para que reparta sus luces por lagunas y charcos.

¡Potranca salvaje! ¡Imposible cabalgar sobre su lomo! Pero puedo tocarla cuando apago mi lámpara: en ese momento se me acerca mansita y la acaricio. Ella me mira desde la oscuridad de sus ojos enormes y yo la contemplo en silencio, hasta que los gallos abren la madrugada y la mañanita empieza a remontar su barrilete de sol…

Mi potranca huye entonces, tijereteando las sombras…

Más tarde, mientras le cebo unos mates, padrino Ernesto me dice que esa que quiero tanto es LA NOCHE y promete regalarme una yegüita overa, para que no siga imaginando pavadas… Yo sonrío y me callo… Padrino Ernesto debe estar celoso: él tiene muchos potrillos… ¡pero ninguno como mi potranca negra!

Un Elefante Ocupa Mucho Espacio

-por Elsa Bornemann-

Que un elefante ocupa mucho espacio lo sabemos todos. Pero que Víctor, un elefante de circo, se decidió una vez a pensar “en elefante”, esto es, a tener una idea tan enorme como su cuerpo… ah… eso algunos no lo saben, y por eso se los cuento:

Verano. Los domadores dormían en sus carromatos, alineados a un costado de la gran carpa. Los animales velaban desconcertados. No era para menos: cinco minutos antes el loro había volado de jaula en jaula comunicándoles la inquietante noticia. El elefante había declarado huelga general y proponía que ninguno actuara en la función del día siguiente.

-¿Te has vuelto loco, Víctor?- le preguntó el león, asomando el hocico por entre los barrotes de su jaula. -¿Cómo te atreves a ordenar algo semejante sin haberme consultado? ¡El rey de los animales soy yo!

La risita del elefante se desparramó como papel picado en la oscuridad de la noche:

-Ja. El rey de los animales es el hombre, compañero. Y sobre todo aquí, tan lejos de nuestras selvas…

– ¿De qué te quejas, Víctor? -interrumpió un osito, gritando desde su encierro. ¿No son acaso los hombres los que nos dan techo y comida?

– Tú has nacido bajo la lona del circo… -le contestó Víctor dulcemente. La esposa del criador te crió con mamadera… Solamente conoces el país de los hombres y no puedes entender, aún, la alegría de la libertad…

– ¿Se puede saber para qué hacemos huelga? -gruñó la foca, coleteando nerviosa de aquí para allá.

– ¡Al fin una buena pregunta! -exclamó Víctor, entusiasmado, y ahí nomás les explicó a sus compañeros que ellos eran presos… que trabajaban para que el dueño del circo se llenara los bolsillos de dinero… que eran obligados a ejecutar ridículas pruebas para divertir a la gente… que se los forzaba a imitar a los hombres… que no debían soportar más humillaciones y que patatín y que patatán. (Y que patatín fue el consejo de hacer entender a los hombres que los animales querían volver a ser libres… Y que patatán fue la orden de huelga general…)

– Bah… Pamplinas… -se burló el león-. ¿Cómo piensas comunicarte con los hombres? ¿Acaso alguno de nosotros habla su idioma?

– Sí -aseguró Víctor. El loro será nuestro intérprete -y enroscando la trompa en los barrotes de su jaula, los dobló sin dificultad y salió afuera. En seguida, abrió una tras otra las jaulas de sus compañeros.

Al rato, todos retozaban en los carromatos. ¡hasta el león!

Los primeros rayos de sol picaban como abejas zumbadoras sobre las pieles de los animales cuando el dueño del circo se desperezó ante la ventana de su casa rodante. El calor parecía cortar el aire en infinidad de líneas anaranjadas… (los animales nunca supieron si fue por eso que el dueño del circo pidió socorro y después se desmayó, apenas pisó el césped…)

De inmediato, los domadores aparecieron en su auxilio:

– Los animales están sueltos!- gritaron acoro, antes de correr en busca de sus látigos.

– ¡Pues ahora los usarán para espantarnos las moscas!- les comunicó el loro no bien los domadores los rodearon, dispuestos a encerrarlos nuevamente.

– ¡Ya no vamos a trabajar en el circo! ¡Huelga general, decretada por nuestro delegado, el elefante!

– ¿Qué disparate es este? ¡A las jaulas! -y los látigos silbadores ondularon amenazadoramente.

– ¡Ustedes a las jaulas! -gruñeron los orangutanes. Y allí mismo se lanzaron sobre ellos y los encerraron. Pataleando furioso, el dueño del circo fue el que más resistencia opuso. Por fin, también él miraba correr el tiempo detrás de los barrotes.

La gente que esa tarde se aglomeró delante de las boleterías, las encontró cerradas por grandes carteles que anunciaban: CIRCO TOMADO POR LOS TRABAJADORES. HUELGA GENERAL DE ANIMALES.

Entretanto, Víctor y sus compañeros trataban de adiestrar a los hombres:

– ¡Caminen en cuatro patas y luego salten a través de estos aros de fuego! ¡Mantengan el equilibrio apoyados sobre sus cabezas!

– ¡No usen las manos para comer! ¡Rebuznen! ¡Maúllen! ¡Ladren! ¡Rujan!

– ¡BASTA, POR FAVOR, BASTA! – gimió el dueño del circo al concluir su vuelta número doscientos alrededor de la carpa, caminando sobre las manos-. ¡Nos damos por vencidos! ¿Qué quieren?

El loro carraspeó, tosió, tomó unos sorbitos de agua y pronunció entonces el discurso que le había enseñado el elefante:

– … Con que esto no, y eso tampoco, y aquello nunca más, y no es justo, y que patatín y que patatán… porque… o nos envían de regreso a nuestras selvas… o inauguramos el primer circo de hombres animalizados, para diversión de todos los gatos y perros del vecindario. He dicho.

Las cámaras de televisión transmitieron un espectáculo insólito aquel fin de semana: en el aeropuerto, cada uno portando su correspondiente pasaje en los dientes (o sujeto en el pico en el caso del loro), todos los animales se ubicaron en orden frente a la puerta de embarque con destino al África.

Claro que el dueño del circo tuvo que contratar dos aviones: En uno viajaron los tigres, el león, los orangutanes, la foca, el osito y el loro. El otro fue totalmente utilizado por Víctor… porque todos sabemos que un elefante ocupa mucho, mucho espacio…

Manual de Redacción Académica e Investigativa: Cómo Escribir, Evaluar y Publicar Artículos

Durante la carrera universitaria, los estudiantes nos enfrentamos a una gran cantidad de trabajos escritos, los cuales requieren un alto grado de comprensión y comunicación escrita.

Muchas veces, nos encontramos en un estado en el que las palabras fluyen con facilidad, lo que nos facilita la elaboración de artículos, ensayos y demás escritos investigativos, sin embargo, nos encontramos con otro momento donde buscamos a toda costa la creatividad para la composición de éstos.

Para ello, este manual que compartimos a continuación, permite al estudiante conocer las pautas básicas para realizar un escrito de carácter académico, que reúna los criterios claves para su propósito.

El “Manual de Redacción Académica e Investigativa: Cómo Escribir, Evaluar y Publicar Artículos”, ofrece una compilación de temas de gran importancia tales como:

Reflexiones generales sobre la escritura académico-investigativa

La escritura académico-investigativa: una aproximación

La intertextualidad en la escritura académico-investigativa

La comunicación científica

Criterios para la evaluación de artículos académicos e investigativos

Entre otros

Descargar Libro pdf gratis Aquí

32 Actividades muy fáciles y prácticas de Estimulación Táctil

32 Actividades muy fáciles y prácticas de Estimulación Táctil

1     Juegos con agua.

2     Juegos con plastilina.

3     Juegos con masa.

4     Juegos con arcilla.

5     Juegos con arena.

6     Juegos con macarrones, arroz, cereales, alubias.

7     Envuelva al niño con tejidos de distintas texturas.

8     Quédense bajo la lluvia.

9     Túmbense encima de hierba fresca.

10   Jueguen en la nieve.

11   Jueguen con las hojas de otoño.

12   Jueguen con cubos de hielo.

13   Utilice un secador.

14   Utilice un abanico.

15   Exponga al niño a corrientes de aire.

16   Coloque al niño en distintos tipos de suelo.

17   Juegue en agua templada jabonosa.

18   Juegue en el barro.

19   Pintura de dedos con natillas, puré.

20   Juegue con cremas de afeitar de distintos olores.

21   Juegue con cinta enmascarante.

22   Juegue con harina, azúcar, sal.

23   Use cepillos de ropa, cepillos de uñas, borla de polvos.

24   Utilice lija, plástico, esponjas, balletas.

25   Tejidos con pelusa para mantas.

26   Cartulinas debajo de hojas calco.

27   Colchones de agua, colchonetas inflables.

28   Ponga peso en distintas partes del cuerpo.

29   Juegue con velcro.

30   Juegue con bufandas sedosas, guantes de lana.

31   Use loción corporal en distintas partes delcuerpo.

32   Túmbense o anden descalzos en superficies distintas.

25 Actividades muy prácticas de Estimulación Auditiva

Estimulación auditiva por Susan Kokko

A contiuación una lista de 25 Actividades muy prácticas de Estimulación Auditiva que se pueden utilizar en el aula de clase o fuera de ella:

1          Emita sonidos a través de un globo colocado en el cuerpo o en la cara del niño.

2          Ponga las manos del niño en la boca, garganta, pecho, nariz y balbucee, canturree o emita sonidos vocálicos y consonánticos.

3          Utilice el cartón del rollo de papel higiénico como altavoz.

4          Imite las vocalizaciones del niño.

5          Haga sonidos de animales.

6          Acune al niño mientras le canta canciones de cuna.

7          Utilice instrumentos de música (empezar con los más suaves y progresar hacia los más intensos).

8          Salude siempre al niño.

9          Ponga al niño una pulsera de cascabeles en la muñeca o en los tobillos e incítele a moverse.

10      Aplauda y, coactivamente, haga que el niño imite la acción y el sonido.

11      Utilice luquetes que producen sonidos cuando se les mueve. Ejemplo un perro que ladra cuando anda.

12      Juegue al cucú tras-tras.

13      Ha ga juegos de manos sencillos que impliquen acción.

14      Cante canciones sencillas que se acompañen de movimiento.

15      Juegue con juguetes musicales.

16      Introduzca cajas de música.

17      Introduzca materiales que hagan ruido. Por ejemplo, doblar o estrujar papel de celofán, papel de envolver, periódicos, etc.

18      Juegue con despertadores.

19      Utilice sonajeros.

20      Juegue con juguetes chirriantes.

21      Escuche distintos tipos de música.

22      Haga juegos de imitación.

23      Escuchen los sonidos de los electrodomésticos.

24      Coloquen móviles junto a una ventana abierta.

25      Ponga un timbre o una bocina en la bicicleta, en posición tal que el niño pueda tocarla.

Cuento sobre discapacidad intelectual: Mi hermana Lola

Soy Javier,tengo 10 años,soy un gran portero jugando al fútbol, me gusta mucho leer cuentos y tengo una hermana: LOLA. Estoy aquí para contarte una cosa:

Pero antes te presentaré a Lola: Lola es mi hermana pequeña, tiene 8 años…, es divertida, tozuda y pecosa. Le gusta mucho bailar y escuchar música y, según cuentan algunos adultos (los médicos, maestros y a veces mis papás), tiene una discapacidad intelectual.

Cuando escuché por primera vez discapacidad intelectual me puse a buscarla (sobre todo porque pensé que mi hermana tenía algo que yo no tenía…, y sentía curiosidad). Así que me pasé días mirándola mientras dormía, mientras comía…,o buscando debajo de su vestido,entre su pelo,dentro de sus zapatos… ¡y nada! No encontré la discapacidad intelectual por ninguna parte.

Y es que, luego me enteré que la discapacidad intelectual no es algo que se lleva puesto(como un sombrero o unas medias de colores), o que se vea (como sus pecas o sus ojos oscuros).

No: la discapacidad intelectual es la CONSECUENCIA de algo que le ocurrió mientras estaba creciendo en la barriga de mamá. Nadie sabe por qué pasó eso y tampoco es culpa de nadie… Es como una de esas cosas que ocurren de repente sin que nadie las espere: como cuando hay un cielo azul y de repente llega una tormenta.

Mis papás se dieron cuenta de que Lola tenía una discapacidad cuando era pequeñita, porque no hacía lo mismo que el resto de bebés o que yo mismo (que soy su hermano mayor) cuando tenía su edad. Así que parece que nació con ella.

Mi hermana lolaLa discapacidad no es una ENFERMEDAD, no es algo que si te tomas un jarabe se cura…, no. Eso lo aprendí porque me lo contó mi abuelo un día que yo estaba muy triste. Porque al principio, yo creía que Lola estaba muy enferma,porque mis papás la llevaban mucho al médico. Y estaba muy preocupado, pensaba que si no encontraban el medicamento que necesitaba se pondría peor o que como era mi hermana, quizás también me podría pasar a mí.

Pero no es así, el abuelo me lo contó muy bien: a Lola le hacían tantas pruebas para saber lo que tenía y saber así como ayudarla. que no iba a ocurrir nada malo, ni con ella ni conmigo, porque la discapacidad no se contagia. Para entender un poco mejor lo que es la discapacidad intelectual será mejor que nos fijemos en la palabra: DIS significa que hay alguna dificultad…, y seguro que ya sabes lo que significa CAPACIDAD, se refiere a todo aquello que las personas somos capaces de hacer.

Las personas tenemos un montón de capacidades:podemos caminar, correr, hablar, cantar, bailar,contar, querer, ayudar, cuidar de nosotros mismos,imaginar, recordar…,un montón (¡es imposible hacer una lista!).

Bueno, decir que todas las personas son capaces de hacerlo todo quizás sea algo exagerado: porque quien más quien menos tiene alguna dificultad para hacer algo…, yo mismo, soy un excelente portero para mi equipo de fútbol (eso ya te lo conté), pero se me da fatal dibujar. O mi papá: conduce muy bien, pero es incapaz de saber qué le ocurre al coche cuando no funciona…

Pues las personas con discapacidad intelectual también tienen capacidades y dificultades,como todos. Pero para que entiendas un poco mejor, sus dificultades están sobre todo en unos aspectos concretos: el primero podría ser la COMPRENSIÓN. A Lola, por ejemplo, le cuesta mucho entender cómo funcionan las matemáticas, entender que el zapato del pié derecho es distinto al del izquierdo o comprender cuando le hablan rápido y de cosas difíciles.

Lola también tiene dificultades para COMUNICARSE con las demás personas: a veces, es difícil entenderla si no la conoces bien, o no siempre contesta cuando le preguntas… También le cuesta APRENDER todo lo que se enseña en la escuela y algunas cosas que se aprenden fuera de la escuela, por eso tiene a una profesora de apoyo que le ayuda a entender mejor y a hacer las tareas de clase.

¡Pero no te creas que Lola solo tiene dificultades! También sabe hacer muchas cosas, algunas incluso mejor que yo: poner la mesa, ¡por ejemplo! o cuidar de sus juguetes o mantener ordenada su habitación.

Debido a sus necesidades, Lola cuenta con muchos APOYOS que le ayudan a superarlas. Los apoyos pueden ser “cosas”como los dibujos que tenemos en la nevera y que ayudan a Lola a saber qué vamos a hacer hoy…, pero sobretodo son “personas”que la ayudan cuando lo necesita: en el cole tiene a la profesora de apoyo, luego está la logopeda,o mis papás.

La verdad es que mis padres pasan más tiempo con Lola que conmigo. Lo hacen porque ella necesita más ayuda que yo en algunas cosas. Ahora ya lo entiendo, pero antes me enfadaba mucho: yo también quería que mamá me acompañara a todas partes, o pasara más tiempo a mi lado… pero supongo que he crecido, y ahora también soy yo el que ayuda a Lola en algunas cosas.

En mi clase,no hay nadie que tenga un hermano diferente, como Lola… bueno, está Laura que tiene una hermana que vino de China y es MUY diferente, pero por su carita redonda, no es como Lola.

Por eso, a veces,me ha dado algo de apuro que mamá viniera con ella a mi cole, o que mis amigos vinieran a casa a jugar…como Lola es diferente, algunos la miraban con curiosidad o me hacían preguntas, yo no tenía ganas de dar explicaciones. Incluso tenía vergüenza porque YO ¡también me sentía diferente!

Me ayudó a no sentir vergüenza darme cuenta que,en realidad, todos somos diferentes… Lola también lo es, con sus limitaciones y sus capacidades.

Y sobre todo, ahora ya puedo explicar qué es lo que le ocurre a Lola: tiene una DISCAPACIDAD INTELECTUAL.

¡Y yo la quiero como es!

Crear Mapas conceptuales con la aplicación Yed Graph Editor

Crear Mapas conceptuales

Un mapa conceptual es una herramienta de aprendizaje basada en la representación gráfica de un determinado tópico a través de la esquematización de los conceptos que lo componen.

Estos conceptos son escritos de forma jerárquica dentro de figuras geométricas como óvalos o recuadros, que se conectan entre sí a través de líneas y palabras de enlace.

El uso de los mapas conceptuales permite organizar y comprender ideas de manera significativa.

El origen de esta herramienta radica en la década de 1960 con las teorías sobre psicología del aprendizaje significativo desarrolladas por David Ausubel y fue puesto en práctica en 1970 por Joseph Novak.

En esta ocasión les comparto un vídeo donde muestro de manera sencilla como descargar y utilizar el programa Yed Graph Editor, con el cual se pueden realizar mapas mentales, organizadores gráficos, mapas conceptuales, organigramas, etc., de manera muy dinámica

Descarga el programa gratis Aquí

Experimento: ¿Cómo crear una Nube con una botella plástica?

Miles de veces hemos observado en el cielo a las nubes y solo hemos tenido la oportunidad de admirarlas, sabemos que las nubes se forman por la evaporación del agua terrestre, este vapor se eleva, luego se enfría y por último se condensa en gotas y así se originan las nubes por la agrupación de estas gotitas y cristales de hielo, pero en este caso dejaremos eso de lado y CREAREMOS NUESTRA PROPIA NUBE de una manera sencilla y rápida, usando materiales fáciles de encontrar.

Materiales

Una botella de plástico grande

Un tapón de plástico

Alcohol

Inflador

Procedimiento

Hacer un agujero al tapón de manera que lo atraviese por completo

Colocar la bomba del inflador en el agujero que se ha logrado hacer en el tapón

Ahora una vez juntos ya el tapón y la bomba del inflador procedemos a unir la bomba con el inflador.

En la botella de plástico que tenemos colocamos un poco de alcohol solo para llenar la parte posterior de la botella (base de la botella)

Luego dejamos que agitamos para que el alcohol se evapore un poco

Procedemos a colocar el tapón en la botella y la llenamos de aire (o presión) con ayuda del inflador.

En este último paso solo retiramos el tapón rápidamente y así de fácil vemos como se formó nuestra nube.

Explicación

Al colocar el alcohol y dejar que se volatice o se evapore  un poco, invisiblemente ya hemos creado una capa de alcohol por toda la botella, y al llenar la botella con aire o presión gracias al inflador hemos comprimido este gas y cuando es  liberado de manera rápida e imprevista originamos una condensación por consecuente damos paso a la creación de NUESTRA NUBE, si queremos volver a ver nuestra nube colocamos el tampón y de esta manera regresamos al alcohol a su estado inicial.

Vídeo paso a paso

Cómo preparar y hacer pegamento natural de yuca

La yuca es un tubérculo con beneficios nutricionales interesantes gracias a su alto contenido en hidratos de carbono complejos y por tanto en energía. Además, es un alimento saludable en cuanto a su alto contenido en vitaminas y minerales, procedente de un arbusto que principalmente se cultiva en los países tropicales de América, Asia y África.

Pertenece a la familia de las Euforbiáceas, aunque una de las más variedades son la denominada como mandioca dulce (manihot utilissima) y de la que se obtiene la tapioca (manihot esculenta).

Para este experimento súper sencillo utilizaremos la yuca como ingrediente principal , sabemos que a todos los niños les encanta pegar y para ello necesitamos pues bastante pegamento y que mejor que  los pequeños usen para sus trabajitos un pegamento natural hecho por ustedes mismos.

Ingredientes:

1.- 1/2 kilo de yuca

2.- 1 taza de agua

3.-Una paleta de preferencia de madera.

4.- Una olla pequeña

5.- Un recipiente con tapa para conservar el pegamento.

6.- Un rallador.

7.- 1 colador.

Procedimiento

Primer paso.– Lo primero que tenemos que hacer es pelar la yuca, luego lavarlas y rallarlas finamente.

Segundo paso.– la ralladura que obtengamos, lo colocamos en un recipiente y lo agregamos una taza de agua, lo movemos con nuestra espátula y luego procedemos a colarla en un colador bien fino para que no salga con grumos

Tercer paso.- El líquido que obtengamos luego haberlo colado lo colocamos en una olla pequeña y lo llevamos al fuego lento, mientras removemos constantemente para evitar que se pegue, en caso de apreciar el pegamento está quedando demasiado espesa puedes agregarle un poquito de agua caliente y continuar removiendo hasta que la contextura quede de tu agrado. Luego de esto dejar enfriar un poco y guardar en un recipiente de vidrio o plástico como gustes.

Precauciones.– No olvidar niños que siempre tienen que pedir ayuda  a un adulto cuando realicen un experimento donde tengan que manipular objetos peligrosos como el cuchillo o cuando tengan que usar el fuego ya que se pueden lastimar y eso no es lo que queremos ¿verdad?.

Acá un video explicativo:

Página 2 de 5

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén